Última Actualización: 11:50 AM 18/08/2019 Ciudad Guatemala

De barro es el horno y de acero su actitud para salir adelante junto a sus hijas


Con la ilusión de vender pasteles para alimentar, vestir y educar a sus tres hijas, María Adelaida Escobar Funes de 43 años, construyó un horno artesanal para emprender su propia pastelería desde el patio de su hogar.

POR: Lot Álvarez     15 julio, 2019 - 11:24 AM

Doña María, como la conocen los vecinos, reside en el Cantón Concepción Ocosito, zona 4 de Retalhuleu, quien se quedó a cargo de sus tres hijas desde que su esposo falleció cuando talaba un árbol en su domicilio.

“La necesidad de darle comida y estudio a mis hijas” fue lo que la impulsó a construir el horno con una estructura de hierro y barro, y fue así como “buscamos la manera de ganarnos el dinero” precisó Escobar Funes.

Sus hijas, Jaqueline, de 4 años, Jessica, de 13, y Cáterin de 20, de apellidos Pérez Escobar, han sido la inspiración para que María Adelaida decidiera estudiar repostería y con los conocimientos adquiridos emprender un proyecto con los recursos que tienen a su alcance.

Los sabrosos antojitos que Retalhuleu quiere que conozcas

Refiriéndose al grado escolar que cursan sus hijas indicó que una está “en cuarto primaria”, la otra “en primero básico”, y la más grande “le toca entrar a la universidad”.

Algunos vecinos de la familia Pérez Escobar comentaron que desde que María Adelaida enviudó se las ha ingeniado para brindarles alimento, vestuario y educación a sus tres hijas, y ha sido un ejemplo para los residentes del área.

Vea También:

Con información de: Rolando Miranda
Etiquetas:

Relacionado


ÚLTIMAS NOTICIAS